derecho al olvido

¿Podemos borrar nuestra huella digital para proteger nuestra reputación online?

La dimisión de Guillermo Zapata por unos tuits polémicos de hace cuatro años ha provocado que muchos políticos se hayan lanzado a borrar comentarios de su timeline. Parece que empiezan a ser conscientes de que su huella digital afecta a su reputación.

Internet tiene memoria y se denomina efecto Lázaro a aquellas noticias que “resucitan” y son leídas y compartidas mucho después de su publicación. Lo más sensato es leerse bien las políticas de privacidad de las páginas web y controlar todo lo que compartimos en redes sociales para construir una sólida reputación online. Aún así, la información que figura en los buscadores no siempre se puede controlar, especialmente aquella que aparece en boletines oficiales o en medios de comunicación. Por eso, cuando estas noticias afectan a los datos personales es posible acogerse al “derecho al olvido digital”. Según la Wikipedia, es el derecho que tiene el titular de un dato personal a borrar, bloquear o suprimir información personal que se considera obsoleta por el transcurso del tiempo o que de alguna manera afecta el libre desarrollo de alguno de sus derechos fundamentales.

¿Qué podemos hacer para que desaparezca de Internet información que puede afectar a nuestra reputación online?

  1. Contactar con los responsables de la página web donde se ha publicado el contenido negativo para solicitar que lo borren.
  2. Contactar con Google y el resto de buscadores para pedir que desindexen la información lesiva. Hay que tener en cuenta que ya no aparecerá en las páginas de resultados, pero la información seguirá estando presente en la página web de origen.
  3. Poner una denuncia ante la Agencia Española de Protección de Datos que solicitará que se retire el contenido y fijará una sanción si no se hace. Es un proceso lento y hasta que salga la resolución el contenido podrá ser viralizado.

Las personas públicas tienen más difícil borrar su huella digital porque la información se considera de interés general y está amparada por la libertad de expresión y de información. Las marcas tampoco pueden acogerse al derecho al olvido. La misión de Google es “organizar la información del mundo y hacerla accesible y útil de forma universal”, por eso no puede ceder ante las presiones de empresas que quieran hacer desaparecer comentarios negativos reales. Como hemos visto en anteriores artículos, en estos casos las marcas tendrán que aplicar técnicas de reverse SEO y generar contenidos de calidad para evitar que las opiniones negativas aparezcan en las primeras páginas de resultados y proteger así su reputación online.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>