FOMO como estrategia de marketing

Saca provecho del FOMO en tu estrategia de marketing

La caída de Twitter la semana pasada durante un par de horas puso de relieve la generalización de un síndrome que se ha agravado con el uso las redes sociales: FOMO o miedo a perderse algo. Los usuarios se apresuraron a ir a otras plataformas para asegurarse de que la caída no les afectaba solo a ellos, los periódicos online se hicieron eco del fallo en el sistema y cuando se restauró el servicio se convirtió en trending topic.

El miedo a la exclusión social ha existido siempre, pero con la llegada de la redes sociales, y en especial Twitter, ha aumentado la necesidad de estar siempre conectado e informado de lo que sucede a nuestro alrededor. Esta dependencia nos impide disfrutar de lo que estamos haciendo en un momento concreto porque sabemos que nos estamos perdiendo otra cosa y puede incluso generar ansiedad. Un claro ejemplo de FOMO son las parejas que están más pendientes del móvil durante una cena que de la persona que tienen enfrente.

Usar el FOMO para vender

La generalización del FOMO entre los consumidores, especialmente entre los Millennials, puede convertirse en un gran aliado en las estrategias de marketing. Mediante la implantación de la idea de que los demás disfrutan la vida mucho más que nosotros, las marcas están aprovechando el poder del “miedo a perderse algo” para vender sus productos.

A menudo vemos ofertas de últimas unidades o por tiempo limitado que añaden urgencia a la decisión de compra y alientan al consumidor a no dejar la compra para más adelante por el miedo a quedarse sin ella. Crear la sensación de escasez en la oferta es una forma de aprovechar el FOMO para incrementar las ventas.

Es fundamental encontrar formas para motivar a los consumidores para que compartan nuestros productos en redes sociales. Sus contactos sentirán la necesidad de adquirir ese mismo artículo para no sentirse excluidos.

Dotar de un componente exclusivo a los productos incrementa el FOMO y la necesidad de los consumidores de formar parte de ello. Por ejemplo se puede crear contenido exclusivo bajo registro, acceso limitado a una comunidad solo por invitación de un miembro de la misma, ofertas solo para socios, etc.

El FOMO obliga a la innovación constante

Una de las consecuencias negativas del FOMO para las marcas es la muerte de la lealtad del cliente como la conocíamos hasta ahora. Por el miedo a perderse algo, los consumidores están dispuestos a probar nuevos productos, con lo que se erosiona la lealtad de marca. Por este motivo la innovación constante será indispensable para la supervivencia de las marcas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>